Ejercicios

Adopta una postura cómoda, ya sea senta@ o recostad@. Pon una canción y cierra los ojos. Quédate todo el rato en que dure la canción haciendo una escucha consciente. Es decir, prestando atención a lo que escuchas, observando si la mente permanece allí o se va hacia otro lado, percibiendo también tus emociones.

Tómate al menos 15 minutos cada día para realizar ejercicios de flexibilidad corporal. Para ello puedes estar en una posoción sentada, acostada o de pie. No hace falta lograr un cuerpo que no es el propio; sólo limítate a prestarle atención a tus movimientos y a las sensaciones tanto internas como externas de tu cuerpo.

Registra y escribe cada noche aquellos momentos del día que te generaron placer. Observa qué emociones se te despiertan y agradece por haberlo experimentado